Tercer Mito

TERCER MITO: EL ALCOHOLISMO DE UN HOMBRE

Este mito tiene tres aristas desde las cuales puede ser analizado.

1ro.) Se trata de una mentira CA – NA – LLES – CA.

2do.) Forma parte de un plan de propaganda negativa.

En la década de los años 60, el escritor ruso Alexander Solyenitsin publicó su obra “Archipiélago Gulag”.

En ella dio a conocer que hacía el Imperio soviético con los opositores o disidentes: los internaba en campos de concentración

o – en igual medida -, los recluía en establecimientos neuropsiquiátricos.

En este último caso, ¿ ´por qué ?

Porque se consideraba que sólo una persona que no estuviera en posesión de sus facultades mentales podía dejar de ser

feliz en el régimen soviético.

El IMPERIO WASP (blanco, anglosajón y protestante), integrado por EEUU, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva

Zelandia – 500 millones de personas que controlan a 8.000 millones que estamos con la ñata contra el vidrio -, es

mucho más sutil.

Aprovechando el control total que tienen sobre los medios masivos de comunicación, la propaganda respecto de

aquéllos que se oponen a sus designios o complican el logro de sus intereses, pasa al plano personal.

Son locos, alcohólicos, drogadictos, etc.

Es decir, ATACAN AL HOMBRE PARA ATACAR LA CAUSA.

Este – el del Gral. Galtieri -, es uno de esos casos.

3ro.) Aceptando – figuradamente – el alcoholismo de un hombre, pues bien:

– ¿ Qué hacemos con el alcoholismo del Alte. Anaya, del Brigadier Lami Dozo y de todos los oficiales superiores de las

Fuerzas Armadas ?

– ¿ Qué hacemos con el alcoholismo del canciller Costa Méndez y de todo el cuerpo diplomático argentino ?

– ¿ Qué hacemos con el alcoholismo de los miembros de la Multipartidaria:

– Oscar Allende por el Partido Socialista.

– Arturo Frondizi por el Movimiento de Integración y Desarrollo.

– Carlos Contín por la Unión Cívica Radical.

– Jorge Abelardo Ramos por el Frente de Izquierda Popular ( quien hasta sus últimos tiempos de vida siguió

sosteniendo que los Comandantes debían ser  condecorados).

– Deolindo Felipe Bittel por el Partido Justicialista( que en esa época todavía velaba por los intereses nacionales).

–         Y ¿ qué hacemos con el alcoholismo de Saúl Ubaldini y de Lorenzo Miguel (CGT).

A todos ellos se les explicó lo que estaba pasando con Gran Bretaña y – con patriotismo- brindaron pleno apoyo.

Lo que sí habremos de reconocer es la embriaguez del pueblo argentino.

El pueblo argentino que se volcó a las plazas, parques y calles de todo el país el 2 de abril…estaba completamente borracho.

Eso sí, borracho de gloria.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.